Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 6/09/07

 Tarantino ha conseguido ser uno de los pocos directores de hoy en día que hacen que reciba cada una de sus nuevas películas con la ilusión de un niño. Me ocurre con Scorsese, con Woody Allen, con Coppola, con Lynch y con un breve etcétera que incluye a Quentin. La culpa la tiene una de las mejores películas de los 90 (Pulp Fiction) y joyas impactantes como Reservoir Dogs y las dos Kill Bill. Una carrera corta pero segura, desde el frenético comienzo de su carrera hasta la pausada Jackie Brown, y vuelta a la acción.
No voy a decir aquí que es lo que me gusta de Tarantino, porque ya se sabe. Me centraré en su última película, que fomra parte (no aquí, sí en Estados Unidos), de un díptico llamad Grindhouse; es decir, un homenaje que realiza, junto a Robert Rodriguez, de un cine que ambos adoran: persecuciones, tías buenas, alcohol y mucha, mucha sangre. Todo con un aire cutre por necesidad o falta de talento. Pero a Tarantino le sobra esto último, por lo que más que un homenaje estamos ante una película de esa época, tal y como se hacía entonces, pero con el cerebro y la mano del director de Pulp Fiction detrás.
Y en la película, como en el género ya mencionado, no faltan saltos en el tiempo, cambios del color al blanco y negro y rasguños en el celuloide.
Por desgracia, tambien faltan cosas que harían de la película algo más de lo que resulta ser: dos horas huecas de persecuciones e insultos.
¿Qué eso es lo que quería enseñar Tarantino?Posiblemente. Pero lo siento, yo esperaba en los diálogos de las mujeres algo más de salsa. Pulp Fiction, Jackie Brown y Reservor Dogs están llenos de diálogos: no son películas, son conversaciones. Conversaciones intrascendentes pero que esconden un sentido del humor y una inteligencia que las hace irresistibles. Y a ello ayuda la presencia de gente como Samuel l. JAckson, HArvey Keitel o Uma Thurman. Pero aquí todo huele a fácil, a hueco, a nada. Porque es eso, una entretenida(eso sí, Quentin no sabe hacer películas aburridas) sesión acerca de la nada, una nada que conduce a dos persecuciones brutales que parecen ser el motivo por el que se ha hecho esta película. El director dijo en alguna entrevista que se propone hacer la mejor escena de lucha, la mejor escena de diálogos, la mejor escena de amor…Le gustan los retos y sabe que es un gran director. Y en esta ocasión quiso rodar la mejor persecución de la historia. SIn mil cámaras para luego elegir la mejor toma,como se hace ahora; no: Eligiendo previamente la mejor posición para la cámara. Y ha logrado una maravilla. Con Zoe Bell( la doble de Uma Thurman en Kill Bill haciendo de sí misma) dejando con la boca abierta al espectador. Sin efectos digitales. Cine puro. Hueco, pero puro.
Entre medias ,guiños privados o no tanto(La melodía de Morricone que sale en Kill Bill suena en un móvil, muñequitos de Johnny Cash, portadas de revista con la última película de su ex Sofia Coppola, etc) que completan una película sobre mujeres fuertes y mal habladas que son molestadas, o algo más, por una cicatriz a una cara pegada llamada Kurt Russel. Una película coja, entretenida, interesante, pero que no sacia la sed de Tarantino que todos sus seguidores tenemos.

Read Full Post »

Read Full Post »

Read Full Post »