Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 10/07/09

Hubo una ciudad, ya olvidada,
donde todas las tristezas
acababan en suicidio.
No era raro oir un tiro a la hora de la cena.
No era extraña una bañera con dos muñecas abiertas.
No era raro un último grito ahogado en alguna cuerda.
 
Los relojes seguían su curso.
En esa ciudad, ya olvidada,
todas las lágrimas
formaron un río.
Ellas pusieron el nombre
que nadie nunca osó decir.
Había quien reía en público y se hundía a solas.
Había quien caminaba a solas para sufrir con todos.
La taberna siempre estaba llena,
pero sólo bebían los felices.
Los tristes se sentaban en otro lado,
miraban el suelo con las manos en las mejillas y pensaban o volaban,
hasta acabar en suicidio.
Hubo una ciudad, ya olvidada,
que apenas mantiene
dos piedras,
un río seco,
y un olor a alivio en cada una de sus sombras.
Y la sueñas cada noche
con los ojos de quien te borrará.
 
C.D.G
 

Read Full Post »