Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 29/07/09

Leo el lunes el periódico del domingo. En él veo una fotografia de Einstein escribiendo en una pizarra una de sus históricas teorías. Pero él no mira la pizarra. Su cabeza se ha girado y mira al fotografo, a nosotros, mientras su mano derecha sigue agarrada a la tiza y la tiza pegada a la pizarra. Recibo entonces uno de esos chispazos que, sin llamar a la puerta, te asaltan. Y recuerdo una anécdota de mi sexto o séptimo de EGB pero olvido a sus protagonistas. La última vez que recordé ese momento sabía quién era quién. Ya no. Ahora sólo sé que uno de mis profesores se enteró de que un alumno de mi clase escribía el número seis de una forma distinta a la mayoría del mundo. A diferencia de nosotros, el alumno comenzaba el 6 por la tripa y lo acababa por el rabito. Herejía, según el profesor, que le citó a la hora del recreo a quedarse en clase y llenar la pizarra de seises que comenzaran por el rabito. Como Dios manda. Cuando llegué del patio y vi tanto seis amontonado me vino un pensamiento satánico y una pregunta: ¿Acaso es tan importante la forma de empezar una cosa si el resultado final es idéntico al del resto?
Ahora me pregunto: ¿Tendré que castigarme y llenar con tiza las paredes de mi casa (blanco sobre blanco) con todo aquello que he empezado de manera  poco normal (peligrosa palabra) si el resultado final es, inevitablemente, desastroso?
¿Podré entonces salir al patio a correr, reir, sudar y morder de una vez la magdalena de Proust?
Vuelvo a mirar a Einstein. Juraría que me ha mandado a la mierda.
 
C.D.G
 
Y ahora, canciones bonitas contra el calor.
 
 
 

Read Full Post »