Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 10/06/11

 

Fotografía de Robert Frank.

Estoy leyendo Informe sobre Ciegos, de Sabato (esdrújulo sin tilde). Maravillado estoy. Tanto que temo acabarlo. Hay tanto que morder y tanta tripa revuelta…

Aquí va un filete del inmenso toro que es este “informe”:

Siempre me preocupó el problema del mal, cuando desde chico me ponía al lado de un hormiguero armado de un martillo y empezaba a matar bichos sin ton ni son. El pánico se apoderaba de las sobrevivientes, que corrían en cualquier sentido. Luego echaba agua con la manguera; inundación. Ya me imaginaba las escenas dentro, las obras de emergencia, las corridas, las órdenes y contraórdenes para salvar depósitos de alimentos, huevos, seguridad de reinas, etcétera. Finalmente, con una pala removía todo, abría grandes boquetes, buscaba las cuevas y destruía frenéticamente: catástrofe general. Después me ponía a cavilar sobre el sentido general de la existencia, y a pensar sobre nuestras propias inundaciones y terremotos. Así fui elaborando una serie de teorías, pues la idea de que estuviéramos gobernados por un Dios omnipotente, omnisciente y bondadoso me parecía tan contradictoria que ni siquiera creía que se pudiese tomar en serio. Al llegar a la época de la banda de asaltantes había elaborado ya las siguientes posibilidades:

1.° Dios no existe.

2.° Dios existe y es un canalla.

3.° Dios existe, pero a veces duerme: sus pesadillas son nuestra existencia.

4.° Dios existe, pero tiene accesos de locura: esos accesos son nuestra existencia.

5.° Dios no es omnipresente, no puede estar en todas partes. A veces está ausente ¿en otros mundos? ¿En otras cosas?

6.° Dios es un pobre diablo, con un problema demasiado complicado para sus fuerzas. Lucha con la materia como un artista con su obra. Algunas veces, en algún momento logra ser Goya, pero generalmente es un desastre.

7.° Dios fue derrotado antes de la Historia por el Príncipe de las Tinieblas. Y derrotado, convertido en presunto diablo, es doblemente desprestigiado, puesto que se le atribuye este universo calamitoso.

——————-

Por otro lado, vuelvo a estampar aquí los microrrelatos que me han pasado a la final en Cuenta 140. El tema de esta semana: La Feria.

Se acercó llorando a la caseta y le dijo al autor: su novela es más triste en persona.

——-

En la feria de la mentira sólo era sincero el tiempo.

——-

Decidió cobrar entrada para la feria de su hogar: nadie lloraba como su madre, nadie usaba el cinturón como su padre.

——-

Tras dos horas de cola le pidió que firmara su acta de defunción, por el bien de la literatura.

Read Full Post »