Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 14/06/11

Goya. Capricho Nº39

—-

Grapó sus ideas como le decía su padre que grapara los trabajos escolares: con fuerza y sin pensar.

Y salió a la calle. Nada pudo hacer el viento para soltar sus ideas. Nada los tropiezos que la calle le daba. Siguieron bien grapadas cuando los coches y las obras rugieron a su lado.

Tomó un café, leyó la prensa, vio los yates rumiar en el puerto y a los niños corriendo a casa. Y las ideas seguían allí, firmes sobre sus ojos, como sus antiguos trabajos escolares. Y cuando ojeó escaparates y libros rusos. Y cuando el sol se perdió sin avisar.

Le atracaron en el portal de casa con la luna de testigo, apoyada en dos nubes. Les dio el poco dinero que llevaba y se le pasó el susto. No se fueron tampoco entonces sus ideas: se las tocó para confirmarlo.

Subió a casa como siempre, por las escaleras.

Abrió la puerta, se descalzó y entró al baño. Se lavó la cara y se miró al espejo. Fue entonces cuando algo cambió. Ni rastro de la grapa. Ni rastro de sus ideas en su cabeza. Se habían dispersado por el suelo y desaparecieron como desaparecen las sombras cuando se apaga la luz. Se había convertido él, sin saber cómo, en un ciudadano decente.

Ahora le llaman de usted, le miran a los ojos. Y ella le acaricia las manos como acaricia a su perro o a sus vestidos nuevos.

Él no para de vomitar en sueños y de llorar en la ducha.

Tendríais que verlo.

C.D.G

Ganador de la semana del concurso Cuenta 140 de El Cultural. Quinto libro en camino. En esta ocasión por escribir, con el tema de La Feria, lo siguiente:

Se acercó llorando a la caseta y le dijo al autor: su novela es más triste en persona.

Read Full Post »