Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 29 septiembre 2013

 

 

Me he frotado los ojos.

He mirado por la ventana.

Me he vuelto a frotar los ojos.

Definitivamente, ha empezado otro día.

 

Me he pesado.

He cagado.

Me he vuelto a pesar.

Definitivamente, mi mierda es de aire.

 

Me he afeitado.

He sangrado.

Me he vuelto a afeitar.

Definitivamente, mi sangre sabe a espuma.

 

Me he vestido.

Me he reído.

Me he vuelto a desnudar.

Definitivamente, no saldré jamás de aquí.

—–

C.D.G

Fotografía: autorretrato de Walker Evans (1927)

Read Full Post »

Todo lo que quiere decir tropieza con todo lo que dice. Ellos lo llaman nervios. Él, esguince de ideas.

Reposo, le piden sus canciones preferidas.

Pero escuchándolas se infarta su razón.

——

C.D.G

Fotografía: Elliot Erwitt

Versión de la canción Is your love in vain, de Bob Dylan, interpretada, tras un concierto, junto a la Catedral de Sevilla y con la guitarra de una seguidora.

Read Full Post »

Todos mis pensamientos laten en carne viva.

Un cartel de no tocar cuelga de mis ojos cerrados.

Bruno Ganz cura las penas de un gris Berlín.

Y yo quiero tener alas para que ella crea que sé volar.

C.D.G

Fotografía: muñeco de Boris Vian tallado por los hermanos Ruzicka.

* Título extraído de un verso del poema Aquí, de Octavio Paz.

Read Full Post »

El auxilio que pidió se petrificó en la espera.

Hoy se ha convertido en una atracción del horror. Sin un Arbeit macht frei, pero con un impacto igual de palpable para todos aquellos seres perdidos que lo visitan y lo rozan temiendo convertir sus vidas, sus deseos y las lágrimas que se enjugan antes del click de una fotografía de recuerdo, en esa roca del tamaño de una voz en grito que sigue esperándonos.

C.D.G

Read Full Post »

 

En otras ocasiones, Raúl, de Interpreta-Sones , me pidió dos letras de canciones, una en inglés y otra en español. Ahora ha puesto música, voz y atmósfera a una letra mía.

Aquí va el vídeo. Gran elección de imágenes.

Muchas gracias, Raúl.

Y hasta la siguiente colaboración.

NEED
We need

a tear of time
on our dreams.
And a perfect hour
in our night.
 
We need a 
glass of Scotch
in our hands
and a perfect smile
in its ice.
 
We need a
poppie song
in our ears
and a perfect dance
in our legs.
 
We need a
drunken kiss
in our lips
and a perfect hug
in our chests.
 
We need a
dead end street
in our dawn
and a perfect plastic love
in our bye…
—-
C.D.G
Fotografía: fotograma de Blow-Up, de M. Antonioni.
Las otras dos canciones:

Read Full Post »

El vértigo del fondo del vaso le hizo cerrar los ojos. Al abrirlos seguía siendo el mismo, seguía estando solo. Se maldijo y salió de allí (allí es un bar normal con pesadillas normales). La calle le trajo frío, viento, charcos y ni rastro de la mirada negra  que le había llevado a esa ciudad de futuro mellado. Agradeció ese paisaje -nocturno y sin máscaras- para esos pasos, los suyos, sin disfraz.  Se olvidó de las caras que iban y venían, de las sombras que las farolas derramaban; pero no del frío, que le hacía temblar; no del viento, que no le hacía volar; no de los charcos: espejos de la risa más triste que se le ocurrió parir. Al oírla, alguna ventana se encendió por miedo y, tras confirmar las sospechas, volvió a apagarse, por compasión.

Y acurrucado en un callejón cualquiera esperó al amanecer. Y con los primeros guiños del sol se levantó, se sacudió sus penurias y volvió a ser el superhéroe de vida normal, de lecturas imperfectas, películas de Ophuls y canciones para tararear a la espera de un semáforo verde. Y el vértigo que el día anterior estaba en el fondo de su vaso, estaba ahora en la epidermis de su soledad, aguardando el momento adecuado para seguir con el festín de la debacle de nuestro hombre.

No tardaría en morderle de nuevo. Y esta vez no habría noche que le escondiera de la visión de su propio patetismo.

C.D.G

Read Full Post »

 

Lo que queda después de los violines

Cuando te olvides de mi nombre,
cuando mi cuerpo sea sólo una sombra
borrándose entre las húmedas paredes de aquel cuarto.
Cuando ya no te llegue el eco de mi voz
ni el resonar cordial de mis palabras,
entonces, te pido que recuerdes que una tarde,
unas horas, fuimos juntos felices y fue hermoso vivir.
Era un domingo en Hampstead, con la frágil primavera
de abril posada sobre los brotes de los castaños.
Pasaban hacia la iglesia apresuradas monjas
irlandesas, niños, endomingados y torpes, de la mano.
Arriba, tras los setos, en la verde penumbra
del parque dos hombres lentamente se besaban.
Tú llegaste, sin que me diera cuenta apareciste y empezamos a hablar
tropezando de risa en las palabras, titubeantes
en el extraño idioma que ni a ti ni a mi pertenecía.
Después te hiciste pequeña entre mis brazos
y la hierba acogió tu oscura cabellera.
A veces las cosas son simples y sencillas
como mirar el mar una tarde en la infancia.
Luego la escalera gris, larga y estrecha,
la alfombra con ceniza y con grasa,
tus pequeños pechos desolados en mi boca.
Sí, a veces es sencillo y es hermoso vivir,
quiero que lo recuerdes, que no olvides
el pasar de aquellas horas, su esperanzado resplandor.
Yo también, lejos de ti, cuando perdida en la memoria
esté la sed de tu sonrisa me acordaré, igual que ahora,
mientras escribo estas palabras para todos aquellos
que un momento, sin promesas ni dádivas, limpiamente se entregan.
Desconociendo razas o razones se funden
en un único cuerpo más dichoso
y luego, calmado ya el instinto
y rezumante de estrenada ternura el corazón,
se separan y cumplen su destino,
sabiendo que quizá sólo por eso
su existir no fue en vano.

 

 

Read Full Post »

Older Posts »